Segundero prófugo

11 08 2010

Ha llegado de nuevo ese maravilloso momento en que las palabras quieren ser escritas, es muy agradable pero tengo tanto frio que tendrás que esperar un momento…

Siempre he creído tal vez nunca lo he dicho, una buena película es uno de los mejores afrodisiacos para escribir, bueno, no solo para escribir, pero ese podría ser el tema de otro fragmento, y enlazado mágicamente con uno de tus escritos se hizo inevitable que tomara un cuaderno y empezara a escribir.

Hace días que tenía pendiente leerte pero por las quinientas cincuenta y tres mil dos cosas que me han mantenido ocupado, a veces nublado, a veces prendido, estos días no he me lo había permitido. Es tarde dice mi reloj, pero por ahora no le vamos a hacer caso, disfrutemos esa sensación de sentirse lleno de palabras que quieren ver la luz.

A veces siento que mis palabras han envejecido, como envejecieron sus sentimientos con paso inexorable del tiempo, los errores como plantas trepadoras hicieron de las suyas, la lluvia fue llenando todo de aquel oxido característico de las viejas pero alguna vez muy bellas construcciones, y el brillo deslumbrante de las palabras tal como el de los sentimientos se perdió y se convirtió en un bonito recuerdo.

Creo que llegó el momento de respirar profundo y ver que las cosas han cambiado, no me critiques por mi marcada reincidencia, se que seguramente no es lo mejor, pero es como si en esos momentos todo se sintiera deslumbrante de nuevo, el segundero se fugó y va tras el cangrejo, los besos tienen sentido de nuevo, los sueños reaparecen de la niebla que formaron, todo marcha al ritmo de ese par de corazones que juntos laten más fuerte que nunca, pero todo se derrumba, porque al día siguiente el segundero prófugo y cómplice fue capturado y puesto en su sitio, será que ese es su verdadero sitio? la verdad es que no lo sabe, o tal vez ya es muy claro pero al mismo tiempo muy secreto, a veces creo que lo pinta de un llamativo color que no puedo ver ni siquiera al ponerme de nuevo los lentes.

Todo es suficientemente claro, tanto que nada lo es, pero es indescriptiblemente interesante, totalmente suculento y hasta mórbidamente agradable, en este momento de óxido y plantas trepadoras espero con ansia otra fuga, otro momento de ilusiones, de besos, de falsas esperanzas, sonrisas y tiernas palabras, creo que me extraña solo que se prohibió admitirlo fuera de esos momentos mágicos. Pero también puede tener miedo de lastimar y herir con la letal claridad de sus pensamientos, que tan mortal o benevolente, si es claridad, penumbra u oscuridad lo ignoro totalmente.

Estoy completamente seguro de que llegará el momento de una incandescente claridad, pero quizá llegue demasiado tarde, así es, para aprender algo nuevo y maravilloso se debe dar algo equiparable, ya no habrá lugar a culpas o lamentaciones.  Simplemente será muy tarde, pero te juro que aunque todos aquellos sentimientos maravillosos más allá de toda lógica racional desaparezcan y el viento se lleve sus cenizas, nunca la olvidaré.

Anuncios

Acciones

Información

One response

1 02 2012
Marcela

en la tinta de un lapicero se materializa el alma, se explaya el espíritu y se juega con un arma de doble filo! el placer de escribir

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: